La furia del clima, en primera persona

Estándar

Hoy fue un día de mierda. Una de las peores tormentas de las últimas décadas, de tipo ciclón, dejó dos muertos, un desaparecido y decenas de heridos en San Rafael, Mendoza, donde vivo. Yo estoy bien. Lógicamente tuve que cubrir periodísticamente semejante destrucción. Lo que vi, fue increíble, y eso que estoy acostumbrado a ver tormentas feroces en esta zona.

El viento de casi 85 kilómetros por hora, el diluvio y el granizo de tamaño considerable, causó estragos en casas, árboles y demás. Pero la peor situación la vivió una familia que estaba acampando al borde de un río. El matrimonio de abuelos había llevado a sus seis nietos a acampar como premio por terminar el año escolar. La abuela y una nieta de 10 años murieron ahogadas cuando el viento volcó la casilla rodante y la tiró al río. El abuelo, está ahora desaparecido. Los demás nietos se salvaron al subirse a unos árboles.

Hay cientos de enormes árboles caídos, media ciudad sin luz, heridos y evacuados. Gente a la que el agua le entró por la puerta.En algunas zonas están pidiendo botes para poder entrar  a rescatar personas inundadas. Hay sectores, como el famoso Valle Grande, aislados por derrumbes y crecidas.

Mañana habrá que arrancar temprano para, seguramente, palpar con mayor precisión el enorme daño causado.

About these ads

2 comentarios en “La furia del clima, en primera persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s