La sonrisa de una mujer en India

Estándar

“Ella es una de las tantas mujeres que trabajan para las empresas de construcción de vivienda en la India. Cuida de las piedras todo el día.  La fotografié porque estaba impresionado de que, pese a esos trabajos físicos, pudiera darme tal hermosa sonrisa. Y ella tiene un rostro muy bonito. Es una pena que acá en la India las mujeres hagan los trabajos más duros mientras que los hombres están sentados alrededor”.

La foto es impactante. Me hizo acordar a la famosa foto de la niña afgana (Sharbat Gula) tomada por Steve McCurry. Esta imagen es reciente. Es de un fotógrafo alemán llamado Robert y la vi ayer en mi sitio favorito de fotografías, 1x.com.

Al instante quedé impactado y me comuniqué en mi rudimentario inglés con su autor para pedirle el permiso correspondiente para publicarla. Las palabras que abren esta entrada le pertenecen a Robert a solicitud mía de que me narrara la historia de la foto. Además de admirar la calidad de la foto en sí misma y toda la significancia que transmite esa cara, hay que ubicarse en el contexto. La India.

La mujer en India

Un 80 por ciento de la población reside en las zonas rurales y el hinduismo es la religión mayoritaria. Entró en el nuevo milenio con mil millones de habitantes, número sensiblemnte superior a lo que se estimaba antes. El censo del 2001 determinó que faltaban millones de mujeres. Asi, la tendencia natural de la existencia de más mujeres que hombres, se revirtió. La discriminación que sufren en todos los aspectos afecta su propia supervivencia. Esa es una deducción posible.

Así analiza este artículo la situación: Como método para esquivar la carga económica que puede hundir la economía familiar, empezó a crecer de forma alarmante el número de abortos, hasta que el Gobierno detectó que en su mayoría eran casos en los que el bebé sería mujer. Por esta razón, desde 1996 una ley persigue poner fin a lo que califica de ‘feticidio de féminas’ y prohíbe las pruebas de determinación de sexo. También prohíbe revelar el sexo del bebé, aunque se pueda confirmar por ecografías que se hacen con otros fines.

Estas jóvenes, privadas de la infancia, realizan las tareas más duras y las que presentan mayor riesgo para la salud; las responsabilidades de la reproducción, la división sexual del trabajo y la escasez de educación y capacitación. Aunque esta situación es común en todos los grupos sociales, lo es más en el caso de las mujeres pobres, la inmensa mayoría de las mujeres indias, para las que la falta de medidas sanitarias, de higiene, de alimentos y de educación hacen casi imposible que puedan cubrir sus necesidades mínimas y garantizar la dignidad que merecen como seres humanos. Muchas familias acaban vendiendo a sus hijas o las casan a cambio de dinero

Muchas familias acaban vendiendo a sus hijas o las casan a cambio de dinero

Entre los hombres son comunes los casos de alcoholismo por la falta de recursos para afrontar la situación de pobreza, lo que se traduce en violencia y abuso sexual contra las mujeres, que tienen que cargar con el peso de la subsistencia de la familia, muy numerosa a causa de la negativa del hombre a utilizar métodos anticonceptivos.

Son muchos los ejemplos de maltrato. “Cuando Mantasha tenía 13 años, su madre le puso a trabajar en casa de una familia rica prometiéndole que, si se esforzaba mucho, iría a una escuela y se casaría. Pero la realidad fue mucho más cruda: no sólo no le pagaron nada por sus tareas domésticas, sino que le dejaban las migajas para comer, trabajaba hasta incluso pasada la medianoche y fue golpeada con un rodillo de amasar. Ahora lleva una vida completamente distinta” (leer la historia completa).

Ni hablar de las “devadasis”, las mujeres prostituidas en nombre de la religión. Esos ojos claros que iluminan como los ojos de un felino en la noche. El sudor que le recorre el rostro, la vestimenta y esa sonrisa, pese a todo. Por esto y mucho más, la foto me parece una potentísima transmisora de vivencias, cultura, esfuerzo, injusticia, etc.

About these ads

7 comentarios en “La sonrisa de una mujer en India

  1. Pingback: La sonrisa de una mujer en India

    • Decime dónde está el error, dios de la ortografía.

      PD: Te faltó el signo de pregunta inicial, el acento en la “o” de cómo y comenzar con mayúscula luego del signo de interrogación, corrector de cuarta.

      • @Cristian. ¿Hablas de redación? En una sola línea cometiste mas de seis errores ortográficos y de redacción. EPIC FAIL

  2. Es inutil que intentes impedir que nos quedemos con las fotos de tu página. Vas contra corriente, y esa magnífica foto ya está en mi ordenador. Gracias por ser tan antipático, que encima no te vale pa na.

  3. Cristian, a tí no te gusta la foto ..o nó te parece para tanto , pero en cambio a la persona que la ha colocado en el Blog sí.

    Es muy simple, no veo ningún problema, tampoco motivo de conflicto, ¿ no te parece muy llano ? A tí NÓ, y a él SÍ. ES así de sencillo.

    Saludos.

  4. Pingback: La sonrisa de una mujer en India | Jonéame

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s