Territorios

Estándar

Territorios (*)

Don Diego se sentaba siempre en el banco de madera de la plaza. En las tardes de verano ahí estaba él, sentado con una chomba desgastada como la pintura del banco que era tan suyo. En las tardes de invierno estaba él, sentado con su enorme campera verde legada de algún nieto.

Nosotros de niños le hablamos varias veces, nos burlamos unas cuantas más, lo atropellamos jugando a la mancha o le dimos pelotazos en sus piernas. Nunca nos habló o nos dirigió más que una sonrisa. Don Diego estaba ahí el día en que yo convertí mi primer gol en esa placita y debe haber estado el día que corrí por su pasto desparejo por última vez. Una sola vez nos retó.

-¡No nenes, no! No me rompan el letrero –nos gritó mientras se incorporaba. El pelotazo dejó el letrero torcido.

“Plaza España” decía y tenía dos franjas rojas y una amarilla.

No sé por qué me estoy acordando de él en el avión que me dejará en Barajas. Voy de emigrante, a buscarme la vida.

Una vez pregunté por él a otros en el barrio. Sólo recuerdo lo que otro pibe como yo me contestó, una frase que entonces no entendí.

“El viejo ese sólo dice una cosa: Por culpa del Franco hijo de puta”.

Nunca olvidaré su mirada de terror, y luego como extraviada, cuando manos anónimas le pintaron su cartelito de Plaza España con la leyenda “Patria o Muerte”.

A los pocos días, Don Diego se murió.

* En homenaje a mi familia materna, inmigrantes españoles.

Anuncios

Un comentario en “Territorios

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s