Corresponsales del infierno: la mutación del periodismo ante la violencia narco

Estándar

En México, sólo en el 2010 murieron 12 periodistas víctimas de la guerra narco, bajo cuyas leyes o te callas con mi dinero o te callas con mis balas. En un estado de violencia sin fin, generalizada y con una desprotección severa, el oficio de informar en medio de una guerra cruenta distinta a cualquier otra, se tiene que reinventar a sí mismo para subsistir, y nunca mejor usado el término, ya que se trata de salvar sus vidas.

En ese contexto varios cambios se han ido viendo en los últimos tiempos en el periodismo focalizado en la guerra narco.

Michael O’Connor ha pasado los dos últimos años registrando cómo estos desarrollos han engendrado ataques contra los periodistas y silenciado la prensa, especialmente en el norte de México. O’Connor es un investigador del Comité para la Protección de los Periodistas, con sede en Nueva York. Su grupo informó que un periodista había sido asesinado en su trabajo entre enero y septiembre del 2010, aunque los motivos del asesinato de otros siete todavía no habían sido establecidos.
Figuras del crimen organizado “tienen control efectivo sobre grandes partes del territorio”, dijo O’Connor. “Una de las primeras cosas que hacen cuando se mueven a un territorio es controlar la prensa local. Puede no ser la primera cosa que hagan, pero está en su lista de lo que hay que hacer”.
“Cuando entran a una ciudad, cambian la estructura del poder local: el alcalde, la policía, el comandante local del ejército. No desean que la prensa informe sobre eso. Esa es una gran historia. Cuando su alcalde está siendo corrompido por alguien, esa es una gran historia”, agrega O’Connor.
Como resultado, dijo O’Connor, “algunos reporteros reciben pagos”. Los traficantes de droga “amenazan a aquellos que no los reciben. Si nada más funciona, los matan”.
Quizás ninguna otra ciudad en México ha sufrido tanto como Ciudad Juárez, al otro lado de la frontera de El Paso. (Del libro Cobertura del narcotráfico y el crimen organizado en Latinoamérica y el caribe)

“Uno de los grandes problemas es
que los medios se convierten en una especie de portador de la narrativa oficial. Cubrimos la guerra contra las drogas, y no cubrimos el rico debate académico y público sobre las drogas y sobre la políticas relacionadas con las drogas. Los medios deberían tener una narrativa más independiente. Eso no significa no utilizar las fuentes oficiales. Son importantes. Pero deberíamos desarrollar otras fuentes, y no limitar la historia de los medios a las versiones oficiales de la así llamada “guerra contra las drogas” o “guerra contra los narcos” en México, que consiste principalmente un asesinato tras otro, captura de capos e incautaciones de toneladas de drogas o millones de dólares”, dijo Álvaro Sierra, un colombiano que enseña en la Universidad de la Paz en Costa Rica.

En tamaño contexto, la prensa se está adaptando para sobrevivir. La Asociación Interamericana de Prensa (SIP) está realizando talleres para periodistas en América Latina donde les enseña cómo trabajar con más seguridad en áreas de conflicto. La fuente más leída de hoy en día sobre el asunto narco es un blog. Se trata de un sitio (blog narco) que publica información sobre los narcotraficantes,  fotos de sus familias, informa de sus planes y muestra videos estremecedores de ejecuciones. Es elogiado por servir de fuente de información sin censura y gratuita y criticado por no tener filtro, por recibir información de cualquier lado, anónima y sin chequear. La identidad del editor es desconocida, es que tal vez ese sea su “Estado protector”.

Más allá de todo, Blogdelnarco tiene más lectores que ‘Reforma’ y ‘El Norte’ en Monterrey y el principal periódico en Torreón.

Otras herramientas online están llegando a estar cada vez más disponibles para los reporteros. Una de las más s es Cosecha Roja, patrocinada por Open Society Foundations y la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. http://cosecharoja.fnpi.org/
Publicado en español, el nuevo sitio web está orientado a suministrar un lugar ‘todo en uno’ que agrega noticias sobre la violencia en América Latina y da a los periodistas la oportunidad de intercambiar información, publicar artículos y debatir ideas. El sitio es del argentino Cristian Alarcón, quien dice “estamos buscando nuevas formas de cubrir la violencia”.

Un segundo sitio es Investigative Dashboard, que suministra “herramientas para reporteros internacionales que siguen el dinero”. Es la invención de Paul Radu, un periodista rumano que perfeccionó su proyecto como becario Knight en la Universidad de Stanford.

Steve Dudley, quien previamente trabajó en Colombia para el Miami Herald, ha creado otro sitio que presentará información detallada en inglés y español. Llamado InSight, tiene un pequeño equipo de investigadores que monitorearán, analizarán e investigarán el fenómeno del crimen organizado a través de América Latina. Las organizaciones financiadoras son: The Open Society Institute, la fundación Ideas para la Paz (con sede en Bogotá) y la American University en Washington, D.C. http://www.InSightCrime.org

En  ciudad donde el 97 por ciento de los crímenes quedan impunes, el cuarto poder se muda a “edificios” sin sitio, o blogs sin dueños. En agosto de 2010 1.000 periodistas marcharon en México bajo el lema “Ni uno más”.

Fuente del texto: Libro Cobertura del narcotráfico y el crimen organizado en Latinoamérica y el caribe
Fuente de la viñeta: JRMora
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s