Militantes católicos apedrearon una marcha de orgullo gay

Estándar

San Rafael, al oeste de Argentina consta de 180.000 habitanres.  De la mano del turismo, su esencia de pueblo se tergiversó con ínfulas de gran ciudad. De hecho es la segunda más importante de Mendoza. El viernes pasado apenas un centenar de gays locales (de los miles que hay) se animaron, por primera vez en la historia de la ciudad, a hacer una marcha por el orgullo. ¿Cómo reaccionaron los católicos? Arrojando piedras al paso de la marcha. Así se vivió este pequeño pero gran hecho histórico en un lugar que alberga, ni más ni menos, que al Instituto del Verbo Encarnado.

La marcha se empezó a organizar hace más de un mes de la mano de un grupo de gays quienes, llamativamente, al inicio de sus declaraciones, en vez de llamar a la participación de la mayor cantidad de personas posible (como es lógico) speñaron en hacer aclaraciones para no molestar a nadie.

“No queremos faltarle el respeto a a nadie sino simplemente tener la oportunidad de expresarnos en paz y en libertad. Ya hemos obtenido todos los permisos de parte del Municipio”, señalaron.

La marcha, en prinicipio, iba a pasar por la calle  donde está ubicada la Catedral de San Rafael (y también la plaza principal y la Municipalidad, vaya afrenta). Siguiendo en la misma línea de tratar de no ofender a ciertas mentes que viven predicando la paz y la misericordia, corrieron el paso de la marcha para no pasar por allí. Desde la iglesia local se había hecho un llamado a “defender” la catedral. tenían miedo que los “enfermos”, porque así consideran al gay, le dañaran la iglesia.

Sin embargo, esos “enfermos” pasaron a más de 100 metros de distancia, pero en esa esquina había otros enfermos. Eran parte de los militantes locales, quienes tiraron piedras al paso de la marcha e incluso lesionaron a un fotógrafo en dicha agresión.

El mismo agredido lo narró así: “Lo desagradable se produjo cuando la marcha llegó a la esquina de calles San Martin y Belgrano, ahí, un grupo de entre veinte y treinta chicos, la mayoría jóvenes acompañados por algunos ya mayores, comenzaron a agredir con insultos peyorativos y gestos obscenos a los manifestantes de la Marcha, el nivel de violencia era casi palpable, y vaya que lo fue, de golpe, mientras les tomaba fotografías, me impacta una piedra en el pecho. Mi reacción solo fue tratar de entender lo que estaba sucediendo, tomé la piedra y se la di a una policía que estaba a unos metros. La adrenalina me llevó a devolverles las piedras con mas fotografías, vi la ira en los ojos de un muchacho de gran barba de unos treinta años que me insultaba con su mandíbula apretada, su nivel de intolerancia hacia lo que acontecía en la marcha lo ponía violento, cuando me acerqué a otro señor que dirigía a los más jóvenes para preguntarle a quien representaban o que pretendían con este comportamiento desagradable y violento, respondió con insultos que no les tomara mas fotos, “somos de acá, somos católicos, rajá de acá, no ves que se van a poner peor!”.

Por suerte la intolerancia de ese grupo de fanáticos violentos no pasó a mayores, por graci, tal vez, de la policía o del dios que dicen adorar y representar.

Cuando desde el diario en el que trabajo anunciamos la marcha, los comentarios intolerantes hicieron recordar la clase de mentes que habitan algunos atrios locales. Nada diferente puede surgir de un lugar que alberga a gente como el padre Pato y al Verbo Encarnado.

Qué es el Verbo Encarnado

El Verbo Encarnado fue creado por el padre Miguel Buela. Así lo cuenta el especialista en sectas Alfredo Silleta: “Se instaló en San Rafael, Mendoza, protegido en aquel entonces por el obispo conservador León Kruk. Al principio se integraron al seminario de la diócesis, pero tenían claro que solamente creando su propio instituto podría volver a dar misa en latín, usar sotanas negras y negar, en la intimidad del grupo, los preceptos del Concilio Vaticano II.

En marzo de 1984 comenzó a funcionar el Instituto del Verbo Encarnado que se dividió en tres ramas: un instituto clerical para la preparación de nuevos sacerdotes con vida apostólica y contemplativa; un instituto femenino, ‘Servidores del Señor y de la Virgen de Matará’ con vida apostólica y contemplativa; y una tercera orden secular o rama laical que incorporaba a laicos consagrados bajo voto.

Las técnicas de captación y manipulación que implementó el padre Buela en El Verbo Encarnado le permitió incorporar rápidamente a muchos jóvenes de todo el país. Los adeptos, al cumplir la mayoría de edad, se iban a vivir a la comunidad de San Rafael. Muchos rompían sus vínculos familiares y de amistad y se entregaban a las órdenes de Buela. En pocos años el grupo creció y se expandió por todas las diócesis, especialmente aquellas que tenían sacerdotes conservadores.

El grupo, a finales de los años ochenta comenzó a tener problemas con la jerarquía católica, e incluso se enfrentaron al mismo obispo Kruk que los había acogido. Las familias católicas, que perdían a sus hijos en manos del padre Buela presionaban a los obispos y sacerdotes para que intercedieran, pero El Verbo Encarnado era inflexible en soltar a cada joven que manipulaba.

Por otro parte, la Jerarquía estaba preocupada porque el seminario del padre Buela era visitado continuamente por golpistas y carapintadas. Eran comunes las visitas de Mohamed Alí Seineldín, de Ricardo Curutchet, director de la fascista revista Cabildo, y de militares vinculados al Proceso.

El Instituto continuaba su crecimiento y su proyecto traspasaba las fronteras del país. Primero fue Perú, luego Estados Unidos y finalmente Roma. El padre Buela siempre relataba a sus seguidores: “Aprendamos del Opus Dei que se instaló en los años ’50 en Roma, cerca del Vaticano y logró todo lo que quiso al vincularse a los que cortan el bacalao”. Hoy están en varios países y en 31 diócesis del mundo.

La Iglesia argentina, preocupada por el cariz que tomaba el grupo y por la indisciplina de Buela, comenzó a criticarlos, ya no sólo en secreto sino también públicamente. La Jerarquía católica planteó su preocupación por el ‘reclutamiento’, no solo en San Rafael, sino en otras diócesis del país “sin la necesaria prudencia para acompañar los procesos y el debido respeto por la libertad de los candidatos” para ser seminaristas.

El padre Buela es un psicópata que le encanta manipular a sus adeptos. Cree que tiene línea directa con Dios y no acepta ninguna orden jerárquica. Su palabra es santa. Tiene delirios de persecución, está convencido de que quienes lo critican integran un complot contra él. Entre los mitos que ha hecho circular cuenta que con la ayuda de Dios eliminó de su camino a dos obispos que se le opusieron: la muerte de Kruk en un accidente automovilístico y el cáncer de su sucesor en el obispado de San Rafael, monseñor Jesús Roldán son tremendos como ejemplos.

Buela es un megalómano. Miente continuamente y obliga a mentir a sus discípulos.

Daré un ejemplo que me tocó en mi actividad profesional. El padre Buela, después de haberlo criticado públicamente en una serie de artículos, me amenazó por carta con la siguiente frase: “Mejor le fuera que le atasen al cuello una rueda de molino y le arrojasen al mar…” (Lc 17,2). Tenga piedad de su alma”.

Ya lo dijo el filósofo Amos Bronson Alcott hace mucho: “La enfermedad del ignorante es ignorar su propia ignorancia”.

El vuelo de un cóndor a baja altura

Estándar

Pensé que no volvería a escribir en este blog, pero lo hago para, simplemente, subir el video del vuelo de un cóndor.Tan simple y tan profundo, un cóndor volando a relativa baja altura. Se trata de uno de los ejemplares que han vuelto a anidar en el Cañón del Atuel, en San Rafael, Mendoza, Argentina. No es un lugar común para este especie, ya que es un sitio plenamente turístico y de no demasiada altura (recordar que los cóndores anidan a unos 3.000 metros, y el lugar está a unos 1.000). Hace tiempo tengo la suerte de venir viéndolos y le he hecho fotos, pero hasta ahora no los había captado en video, pese a que han llegado a pasarme a unos 20 metros de altura. El video lo hice como pude, perdonar los segunditos en que el ave se me pierde, pero créanme que cuando dan vueltas lo hacen muy rápido, y si tenés el zoom puesto el ángulo se acorta. Simplemente… disfrutar. La Naturaleza dice “yo soy de aquí, esto es mío…” Cóndores en Valle Grande, Cañón del Atuel.

De “periodista” a guerrillero, la increíble historia de un argentino en Libia

Estándar

Emmanuel, en el centro, cargando el arma.

Entró al país como voluntario y con una credencial de prensa de la Universidad Nacional de Córdoba, aunque no es periodista. Se asombró de la lucha de los rebeldes libios contra Muamar Gadafi y se mimetizó con ellos. Primero sólo viajaba con los rebeldes, luego ayudó a cargar armas, socorrer heridos, pero las últimas semanas este docente de profesión nacido hace 23 años en Argentina entró en combate.
Sí, disparó. Él mismo lo narra en crónicas que envía a un grupo selecto de periodistas (entre los que me cuento por suerte) de todo el mundo.
“Con una escuadra comandada por un muchacho de 21 años, Sharif, nos sumamos al combate, él manejaba la 4×4, uno atrás con la ametralladora calibre 14,5 y tres personas con rifles de asalto FAL, entre ellos estaba yo. La camioneta avanzaba escupiendo balas, nosotros corríamos detrás, tomamos posiciones tras de un muro; el objetivo era tomarlo, el problema los francotiradores, por lo que empezamos a descargar balas”, narra.

En un descanso, con el casco que dice Press

Emmanuel Piaggesi tiene 23 años. Nació en la ciudad de San Rafael, provincia de Mendoza, Argentina. Es docente de profesión, pero lo pueden las grandes miserias humanas. Los rincones del planeta donde el dolor, el hambre, las enfermedades y las guerras civiles son pan de cada día y la foto que el resto del mundo mira con congoja para olvidar al otro día. A esos lugares le gusta ir, pero ahora su pasión por ayudar a los que más lo necesitan ha llegado mucho más lejos. En Libia el problema es el maldito Gadafi, dictador con 43 años a su servicio, y de algún que otro país occidental…
Tras su paso por Palestina (6 meses), decidió acudir al país norteafricano como voluntario y comenzó su experiencia metido en las unidades rebeldes ayudando a evacuar heridos y muertos de la primera línea de combate. De su rostro se proyecta el compromiso y el valor, de su cuello, la credencial de prensa. Sacar fotos es su excusa, su compañera y su escudo.

Cuento mi experiencia personal con él, con esta historia. Mi primer contacto fue con su padre, que vive a 900 kilómetros (en Neuquén), luego de recorrer la guía telefónica y dar con una familiar de la que obtuve su número. Aunque no fue sencillo, logre hablar con su padre para contar, plasmada en una nota para el diario, la primera parte de la historia de José Emmanuel Piaggesi, tal su nombre completo.El camino obvio era logra rhablar con él, como por teléfono en Libia es hoy imposible, el e-mail era el único camino, como su padre no me lo quiso facilitar tuve que ingeniármela para obtenerlo por otros lado, que no viene al caso. En contacto con él, Emmanuel empezó a narrar algunas de las cosas increíbles que está viviendo en Libia.

“Me descubrieron tomando fotos, y como ya me habían dicho que una cosa o la otra (la guerra), me mandaron de vuelta hacia el primer puesto de control. Mientras me devolvían se escuchó una explosión terrible, seguida de un estruendo que provenía desde el cielo; fue entonces cuando los camiones y camionetas comenzaron a retroceder en manada, aparentemente, otro ‘error’ de los aviones aliado. Tras eso pasó varios días “castigado” sin guerra. Así expresó él cómo se sentía, fente a su portátil y en los escasos momentos que funciona internet, servicio que según dice, el gobierno intenta cortar.

““Hoy ya hacen mas de 24 horas que estoy en la tranquilidad de esta ciudad, y puede sonar extraño, pero no siento la felicidad que se siente en el frente de guerra”.

En su crónica, este docente que nació en San Rafael y que los últimos años vivía en Neuquén contó, ya compenetrado en su léxico como un combatiente rebelde más, cómo se posicionaron a 3 kilómetros del frente de batalla entre rebeldes y el ejército libio, y que “una vez allí iniciamos un ataque, con artillería ligera, sobre el flanco izquierdo de las líneas enemigas. En un principio la respuesta fueron `pepinos` de corto alcance, disparados al azar, lo que causó risas entre nuestras filas porque suponía la confusión del enemigo; pese a eso continuamos lanzando y se sumó un contraataque continuo por parte del ejército rebelde y los Qadafies se vieron obligados a lidiar con 2 frentes”.

Tras narrar cómo tuvieron que retroceder ante la repentina precisión que el fuego enemigo comenzó a tener, Emmanuel contó que dejó al grupo rebelde con el que viajaba porque éstos “se tomaron un merecido descanso para ir a ver a sus familiar”, pero él se sumó a otro grupo de jóvenes armados con rifles automáticos de asalto y artillería de mano RPG, que en los ataques de artillería a distancia no tiene participación.

El siguiente mail fue sorpresivo, o tal vez no tanto. Era cuestión de horas para que empezara a disparar. Fue en la ciudad de Msrata, donde se integró a un grupo de vanguardia con otros 32 rebeldes libios.

“A las pocas horas de mi arribo me integraron inmediatamente a un grupo de vanguardia conformado por 32 rebeldes, (yo pasé a ser el número 33) y comandado por un veterano que marchó en las filas del ejército libio en la guerra de Chad, apodado ‘Al-Sibhawy’. Al  día siguiente nos dirigimos directamente hacia el frente de batalla: Sharaa Trablus, o calle Trípoli”.

Según sus palabras la zona es clave y a su arribo ya estaba liberada en un 70 por ciento. Es aquí donde cuenta que ya disparó el FAL que carga ahora. Luego el relato del joven que viaja con el carnet de prensa y en su cabeza un casco que dice “press”,  continúa con la narración de la muerte de uno de los del grupo.

“La pérdida de este integrante (de nombre Tawfiq) fue un golpe tan duro que los preparativos para su funeral duraron 3 días, en los cuales no pisamos el frente de batalla, por respeto a su memoria. Se suponía que debía ser llevado a Bangazi, su ciudad natal, pero como el puerto estaba siendo bombardeado la celebración mortuoria se realizo en Msrata y duró casi 10 horas”, relató.

Tras ellos Emmanuel cuenta de dos combates más en los que participó, infringiendo en uno cinco bajas al ejército del dictador  Gadafi.

En el final del correo electrónico que cruza  desde el otro lado del mundo, un mundo árabe que vive revueltas en varios de sus países, Emmanuel reflexiona así: “Es un orgullo poder integrar las filas al lado del pibe que acomodaba las verduras, o el obrero, o el tachero, o el mecánico, o el que tenía una tiendita de ropa,o el que estudiaba medicina; ese que jamás en su vida se imaginó que iba a tener un arma en la mano, que se fue dando cuenta que servía para esto porque tiraba bien las Molotov, o planeaba bien las emboscadas, o porque cuando le quitaba el fusil a ese opresor y apretaba el gatillo podía hacer viajar las balas donde quería”.

Antes de terminar esta nota, y esperando un nuevo correo con su nombre (ya hace 10 días que no escribe) recuerdo algo que dijo en algún moento. “De acá no me pienso mover hasta que Gadafi sea derrocado”.

Les dejo otras fotos, todas son gentileza de Emmanuel.

“Violar la fe es 10.000 veces peor que violar a una hija”

Estándar

Este cura primero interumpió en pleno escenario a un grupo que interpreta obras del grupo Les Luthiers porque consideró que la obra ofende a su religión. Luego, tal vez no conforme con ese acto de censura, dijo lo que leen en el título.

Todo empezó en la Fiesta del Chivo que se realiza en Malargue, Mendoza, Argentina. Y después siguió en los medios. Acá pueden ver la primera nota cuando interumpió el show. Y acá su “bonita” declaración que le agrega prestigio a su Iglesia…

El integrante de la Iglesia católica se llama Jorge Pato Gómez.

Un hasta luego

Estándar

Hace tiempo vengo luchando contra la falta de tiempo y disposición para darle la importancia debida al blog, por lo que creo que es honesto de mi parte para todos quienes siguen este humilde blog comunicar que, hasta nuevo aviso, MZA deja de actualizar. Con casi 3 millones de visitas, miles de comentarios, varios años como Nº1 en el ranking Alianzo en mi provincia (Mendoza) y en el top 10 en todo Argentina, creo que hasta aquí la experiencia fue muy buena. Les dejo un saludo y un hasta pronto, pues ojalá algún día retome. Gracias por todo.

ACTUALIZACIÓN (22/09/11): Este blog regresa ponto.

Una madre, su hija y 30 kilos entre la vida y la muerte

Estándar

Sharon se acostaba en su habitación, esperaba que sus padres se durmieran y, a las tres de la madrugada, salía a correr durante horas en la noche australiana.

Esa obsesión por el ejercicio es uno de los síntomas de la peligrosa y obstinada enfermedad de la anorexia. Ahora, luego de sufrir un infarto y de llegar a 30 kilos de peso, su madre la trajo a un rincón de Argentina llamado San Rafael. Su esperanza tiene cuatro letras: Alda.

La Asociación de Lucha contra Desórdenes Alimentarios que funciona junto al hospital Schestakow, en la provincia de Mendoza, al oeste de Argentina, tiene un historial de éxito de fama nacional. Y aquí está Sharon Rosenrauch, con sus 18 años de vida y otros tanto cargando esta enfermedad. El pasado 1 de febrero, a las 2 y 23, escribió en su Facebook que el 4 se iría para Argentina, “perdón si tardo un tiempo en responder”, les escribió a sus amigos, que le respondieron con preguntas que aún esperan una respuesta.

Y también acá está una mujer que deja traslucir toda la lucha que con su familia vienen llevando. Es Sonia Cavaignac, su madre, de 51 años y recibida en el Instituto Leloir con un doctorado en Ciencias Biológicas.

Cruda pero real, Sonia admite que “Sharon iba a morir, si yo no me venía acá se iba  morir, llegamos acá y estaba muy mal” y define a la anorexia como “un desastre, peor que el cáncer”.

Sonia narró que “hacía muchos años que Sharon estaba enferma, en noviembre había intentado la ultima posibilidad en una nueva clínica en Melbourne, le hicieron una entrevista médica y psicológica y me dijeron que no, que estaba muy enferma para esa clínica”.

Entonces Sonia, siempre ligada a la ciencia, buscó en el tercer mundo la respuesta médica que en el primero no le daban. Y le dijo a su esposo que se venía a Argentina, pues ambos son nacidos acá y ella había consultado con familiares cordobeses los distintos centros médicos posibles.

“De todas las posibilidades me pareció que por las condiciones de Sharon San Rafael era lo mejor, porque en la clínica las chicas están todo el día y el hospital está al lado.”

En todo el estado de Queensland, cuya capital es Brisbane, hay 15 camas para este tipo de enfermedad, contó Sonia. “No me aseguraban que la podían cuidar, tenían miedo que se suicidara creo”, señaló la madre.

“En Queesland el problema es que para todo el estado, entre lo público y lo privado, hay sólo 15 camas y hay miles de casos, entonces la lista de espera a veces son de años”, contó Sonia.

Ya acomodada en San Rafael, agregó que “fue un milagro que yo pude viajar, subimos y bajamos 4 aviones, yo temo al corazón porque ella, aunque ahora está un poco mejor, está sufriendo de bradicardia y arritmia, el corazón ya no da más pobre”.

En primera persona

“Allá (por Australia) el paciente tiene todos los derechos, le dicen al doctor lo que tienen que hacer, aquí no, esa es la esperanza que tengo, allá ya probé todo, agoté todos los medios”.

“Al final del año pasado le dio como un infarto, la llevaron desde la universidad en ambulancia a emergencia, ahí decidí que no podía seguir estudiando o ejercer con su enfermedad, porque no afetca lo mental sino todos los órganos, huesos, hígado, corazón, el cabello se les cae, es un desastre, es peor que el cancer”.

Estudiante de dos carreras y becada

*Sharon tuvo la mejor nota del secundario.

*Por eso tenia ofertas de becas de varias universidades.

*Ya había iniciado las carreras abogacía y relaciones exteriores.

*Habla español muy bien, pero como no sabía escribirlo, ahora está aprendiendo volcando en papel el tratamiento que le dan.

¿Cómo detectar la Anorexia Nerviosa?

La Anorexia Nerviosa se define por el rechazo a mantener un peso normal y la excesiva disminución del mismo sin causa orgánica.
Algunas de sus características son:
* Rechazo a mantener un peso dentro de la normalidad.
* Permanente deseo de adelgazar.
* Miedo a engordar y obsesión por el peso y la silueta.
* Distorsión de la imagen corporal (parcial o total) Amenorrea en las mujeres.
* Hiperactividad.
* Conductas ritualistas, perfeccionistas.

Fuente: Alda