El hombre que le puso edad al Universo

Estándar

Lucas es un joven científico argentino que como tantos otros emigró para hacer ciencia en otro país. Es profesor e investigador de la Universidad de Texas A&M y si el Universo fuera mujer algunos lo tildarían a él de poco caballero. ¿Por qué? Porque Lucas Macri (37) es uno de los dos científicos que hace poco le pusieron edad al Universo con el porcentaje de error más bajo jamás alcanzado. Nuestro mundo tiene 13.7 mil millones de años con una incertidumbre del 4.8%.
Me encontré con él hace poco en un encuentro de astrónomos profesionales y aficionados de todo América realizado en Valle Grande, localidad paradisíaca de la ciudad de San Rafael, en la provincia de Mendoza, Argentina.
Lucas se presenta y al dar su apellido, aclara: “Macri, pero sin plata”. En ese chiste resume lo que es la vida de la mayoría de los astrónomos, que pasan horas estudiando y descubriendo cosas que nadie hizo antes, pero que, con suerte, tienen un pasar económico digno.
Lucas Macri, nacido en Buenos Aires y emigrado a los 19 años a Estados Unidos, hace pocos meses, junto a un colega y colaboradores, fue el autor de una investigación que reveló, con un margen de error más pequeño que nunca, la edad del Universo: 13.7 mil millones de años.
Con humildad y pedagogía, este profesor de la Universidad de Texas A&M (no confundir con la de Texas a secas, es como Boca y River), explicó su hallazgo.
“Usamos un tipo de estrellas variables, llamadas cefeidas, y con eso podemos medir las distancias de las galaxias más cercanas a la Tierra, usando el telescopio espacial Hubble podemos medir las distancias de galaxias que están a menos de 75 millones de años luz. Con eso calibramos la luminosidad de las explosiones de las supernova de tipo 1ª y eso nos permite extender la medición hasta cientos de millones de años luz; juntando esas dos técnicas podemos determinar de una forma muy certera la relación que hay entre la distancia entre nosotros y una galaxia y la velocidad a la que esa galaxia se aleja de nosotros, esa relación se debe a que el universo está en expansión”.
“Al medir esta tasa –agregó– , que se llama la Constante de Hubble, podemos medir la edad del Universo, hace unos meses atrás con un colega mío y un grupo de colaboradores, la precisamos en 13.7 mil millones de años con una incertidumbre del 4.8 %; queremos continuar midiéndola más precisamente, al 2%, para entender mejor las propiedades de un componente misterioso del Universo que se llama la energía oscura”.

Alejándose un poco de su descubrimiento, Macri comentó que “a nivel amateur los astrónomos aficionados de Argentina están a la par de cualquier otro del mundo, a nivel profesional también, los argentinos tienen una formación universitaria excelente. Hoy si miramos los telescopios a los que tienen acceso los profesionales vemos el resultado de 70 años de gobiernos que no han tenido ningún interés en la ciencia; por suerte ahora el Conciet tiene una presidenta que es astrónoma, la ciencia requiere de condiciones que no cambien muy bruscamente”.
Para el final dejó esta frase/consejo para los jóvenes que quieran estudiar ciencia, más exactamente, astronomía. «Si a un joven le interesa lo mejor que puede hacer es acercarse a una Star Party, yo no tenía forma de tener telescopios así que le pedía prestados los binoculares a mi tío y miraba Orión desde Buenos Aires, que tiene mucha contaminación lumínica; si uno quiere ser astrónomo profesional hay que irse a Córdoba o La Plata, en Estados Unidos a nivel doctoral te pagan una beca, que no es que te comprás una Ferrari pero te alcanza para pagarte todo. Ser científico no es para todo el mundo tampoco”.

Por qué los Kirchner podrían ser los mejores contadores de la historia

Estándar

Néstor Kirchner, el presidente más rico de toda la historia argentina, corrigió su declaración jurada con la complicidad de altos funcionarios de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Cuatro expertos en auditar delcaraciones de Bienes Personales y Ganancias analizaron el documento. Antes se debe aclarar que los bienes de los Kirchner son ganaciales. Estas son las curiosidades más importantes:

* De 2007 a 2008 la fortuna de los Kirchner aumentó un 158 por ciento. Pasó de más de diecisiete millones a más de 46 millones de pesos.

*Su riqueza incluye 32 millones de pesos en depósitos bancarios, 17.5 en acciones de distintas sociedades, 4.700.000 pesos en propiedades y un auto Honda CRV modelo 2007 tasado en 142.000 pesos.

*Le adeudan casi 9 millones de pesos al banco de Santa Cruz y un poco más de diez millones a distintos acreedores.

*Desde 2002, cuando el entonces candidato a presidente Kirchner hizo pública su declaración por primera vez, hasta 2008, su patrimonio se incrementó 2.000 %.

*La superrenta de los Kirchner, según sus propios números, se debe a tres acciones: una, el dinero percibido por el alquiler del hotel de su propiedad, llamado Los Sauces y ubicado en El Calafate; dos, la impresionante tasa de interés que logró para sus plazos fijos en pesos y en dólares, y tres, la venta de más de veinte mil metros cuadrados de terrenos fiscales que había «comprado» a precio de bicoca y de otros catorece inmuebles que tenía en la ciudad de Río Gallegos.

El caso del hotel Los Sauces debería ser propuesto como un modelo de estudio en la Escuela de Negocios de Harvard.

Los Kirchner compraron el terreno, de 2.100 metros cuadrados, a la irrisoria suma de $163.000. Para ser más precisos, a 77 pesos el metro cuadrado. Pudieron hacerlo gracias a la generosidad de su subordinado político, el ex intendente de El Calafate Néstor Méndez.

Empezaron a construirlo en 2006 y lo terminaron en 2007. Según la declaración, invirtieron, para ponerlo en marcha, ocho millones de pesos.

Los Sauces posee 38 habitaciones repartidas en cinco casas. En sus paredes hay 250 obras de arte. El cubierto en el restaurante cuesta cerca de 250 pesos por cabeza. Si un pasajero desea ir al spa, deberá abonar 670 pesos extra. Tiene 50 empleados de los cuales  8 trabajan en el jardín. El sueldo promedio asciende a 4.500 pesos. Casi 50.000 euros se pagaron por un aviso en la revista Vogue. Además, goza de una custodia especial de Gendarmería Nacional; es parte del mismo personal que cuida a los Kirchner. La suite más cara vale 1.500 dólares la noche. Se llama Evita y tiene 90 metros cuadrados. Son dos ambientes decorados en tonos celestes, con la imagen de Eva Duarte reproducida en libros, fotografías y cuadros.

A Los Sauces empezaron a construirlo al mismo tiempo que terminaban su propia casa, que se encuentra justo al lado. El hogar de los Kirchner se erige sobre un terreno de 1.200 metros cuadrados.

-Como la construcción es idéntica, a veces algún turista despistado se mete en el jardín de Néstor y Cristina y es espantado por los custodios como si se tratara de un deliencuente -cuenta un ex empleado del hotel.

Para financiar su construcción le pidieron un crédito al Banco Santa Cruz de 8.300.000 pesos. Los dueños del 51% del banco son los Eskenazi, de excelentes relaciones con los Kirchner. Durante 2008, el patriarca, Enrique Eskenazi, compró más del 15% de YPF, la empresa de mayor facturación de la Argentina. El hotel de Los Sauces fue alquilado por Kirchner a Rutas del Litoral SA, cuyo dueño es Juan Carlos Relats.

Durante 2007 Relats desembolsó cerca de cuatroscientos mil pesos por mes. Ante la reacción que provocó el dato en algunos medios, Kirchner explicó, en febrero de 2009, que dentro de ese monto estab incluido el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el mes adelantado de depósito.

Lo hizo mediante una carta al fiscal que entendía en la causa, Eduardo Taiano, y no tiene desperdicio. En ese texto, el verbo mancillar está escrito con «s».

Lo que todavía Kirchner no explicó es cómo de 2007 a 2008 el alquiler pasó de 400.000 pesos por a 800.000, algo que no resiste el mínimo análisis.

El segundo rubro de la declaración jurada revela la fuerte tendencia del matrimonio a sacar provecho de la renta financiera. los increíbles intereses que Kirchner consiguió para sus plazos fijos provocan envidia y también desconfianza.

Durante 2008, el ex presidente logró para sus plazos fijos en pesos una tasa de interés anual del 17 por ciento, cinco por ciento más que lo máximo que se podía conseguir en el mercado.

Con el manejo de los plazos fijos en dólares también fue insuperable. Lo hizo rendir a razón del 12 por ciento anual, cuando en el mercado internacional los intereses en ningún caso superaron el 8 %.

El tercer motivo que justificaría el brutal aumento de su patrimonio es la venta de terrenos en El Calafate. Sus detalles son apasionantes.

En su última declaración jurada (*) Néstor y Cristina confiesan que obtuvieron 6.300.000 pesos por al venta de veinte mil metros cuadrados de terreno a Cencosud, la empresa que maneja Jumbo, Unicenter y Disco. Para que no quede alguna duda: el metro cuadrado que «compraron» un poco antes a 7,50 pesos lo vendieron a 300 pesos.

Una de las condiciones para ceder terrenos fiscales era que los compradores, antes de venderlos, tenían que edificar sobre ellos. Néstor, en cambio, le vendió a Horst Paulmann, dueño de Jumbo, el terreno pelado.

Paulmann fue recibido por Kirchner en su propio despacho el 18 de octubre de 2007, durante los últimos días de su mandato. El grupo donó veinticinco mil pesos para la campaña «Cristina presidente 2007».

¿No es este acaso un buen ejemplo de cómo se financia la política en la Argentina?

Néstro Kirchner y su esposa fueron los principales beneficiarios del «mejor negocio del mundo».

Se trata de la entrega de tierras fiscales en El Calafate a precios de bicoca de manera secreta y sin licitación. A las tierras las recibieron Néstor, Cristina y 50 funcionarios que pertencen o formaron parte del proyecto kirchnerista entre los años 2004 y 2007.

El benefactor se llama Néstor Santiago Méndez. Lo hizo cuando era intendente de la ciudad. Al mismo tiempo que distribuía los terrenos para los K, cerca de tres mil (3.000) personas esperaban turno para recibir un pedazo de suelo. La mayoría los había solicitado antes que Néstor y compañía.

El Calafate es una ciudad de poco más de diez mil habitantes. La presidente la definió como su lugar en el mundo. En 1989 vivían allí apenas 1.600 personas. En 2001 ya eran 6.550 y por estos días son cerca de 20.000. Al mismo tiempo, un alto porcentaje de sus residentes, carece de agua potable. luz y gas. En febrero de 2008, Álvaro Héctor de Lamadrid, presidente de la UCR de El Calafate denunció a Méndez y Kirchner como partícipes de lo que denomina «el mejor negocio del mundo».

El dirigente reveló que, con un sólo golpe de decreto, el ex mandatario y sus amigos se quedaron con activos por quinientos millones de dólares. Kirchner fue beneficiado con un total de 423.228 metros cuadrados de territorio.

En 2002 la Municipalidad le entregó 38.000 metros cuadrados a razón de $7.50 el metro (unos 3 dólares). Y, seis años después, Kirchner le vendió dos hectáreas a Cencosud, en casi dos millones y medio de dólares.

Hay pocos negocios en el mundo que tengan semejante tasa de retorno.

Nota: Este texto y sus datos forman parte del libro «El Dueño» escrito por Luis Majul. Está de más decir que es apenas un mínimo de lo que figura en sus páginas. Es un libro altamente recomendable, diría que obligatorio para todo ciudadano.

(*): La primera edición del libro se terminó de imprimir en noviembre de 2009.

– La imagen de la entrada pertenece a Dr Lecter.

Más información: Los Kirchner sobreseídos por enriquecimiento ilícito

Néstor Kirchner compró U$S 2 millones en plena crisis financiera

¿Qué harías si te encontraras 1 millón de dólares? La historia del estibador que lo vivió

Estándar

Vas en tu  auto, delante tuyo transita un furgón blindado.  De repente, las puertas traseras se le abren y caen dos bolsas al suelo. Te detienes, el corazón te palpita porque el contenido de las bolas es casi obvio. Las agarrás y te vas rápido a tu casa. Abrís las bolsas y volcás el contenido sobre la cama. Miles de billetes inundan ahora el colchón. Parece un guión, pero es realidad. Esta es la historia de Joseph «Joey» Coyle, el hombre que hizo realidad el sueño de cualquiera. Pero ¿a qué costo?

Era una fría mañana del 15 de febrero de 1.981 en Filadelfia (Estados Unidos). Joey Coyle conducía su auto y lo acompañaban dos amigos. Un tráfico tranquilo les permitía manejar con relativa tranquilidad. Pero hacía un par de minutos que el camión blindado de Purolator Armored Services iba adelante. Ya quería pasarlos.

De repente, asombrados, observaron cómo se abrieron las puertas traseras del furgón y cayeron dos bolsas. Joey se detuvo, asombrado. Vieron que el transpore de caudales nunca se detuvo. Sus conductores no se habían dado cuenta, cuando lo hicieran, ya sería tarde. Joey se bajó, tomó las dos bolsas y se dirigió a su humilde casa de los suburbios de Filadelfia.

¿Quién era Joey?

Joey era un estibador de puerto desempleado, con algunos problemas de adicción a las drogas. Y acababa de cumplir el sueño de cualquier ser humano, sobre todo de aquellos aficionados al juego. ¿Quién no soñó alguna vez ganar una cantidad semejante en algún juego de azar? ¿Cuánto daría un jugador de las máquinas tragamonedas de un casino por hacer un triplete y ganar una cantidad similar? Joey lo consiguió, y sin jugar a nada, sin esfuerzos. Sin embargo, ese 1.2 millón de dólar (esa era la cifra exacta, un millón doscientos mil dólares) estaba lejos de ser la felicidad soñada.

¿Qué hizo Joey con esa suma? Las crónicas del caso señalan que se embarcó en 1 semana de euforia y paranoia. Se sentía perseguido, y de hecho lo estaban buscando. Pensaba que cada uno que hablaba en secreto cerca de él, estaba refiriéndose a su dinero.

También se sabe que gastó mucho dinero en pocos días, debe haberlo disfrutado, aunque no hay muchos detalles sobre en qué lo hizo. Sobre esta historia se hizo una película, Money for Nothing,  protagonizada por John Cusack ,y también un libro escrito por Mark Bowden titulado Finders Keepers. Al parecer, el film no fue demasiado fiel a la verdadera historia.

Su escasa preparación tal vez no lo ayudó a saber qué hacer con el dinero. Gastó una buena parte en forma veloz. Durante un tiempo se convirtió en una leyenda popular de Filadelfia,ya que supo regalar billetes de 100 dólares a la gente con la que se iba encontrando. Hablaba mucho del tema.

Esta historia increíble que empezó con un «regalo del cielo» (o del tránsito) comenzó a escribir su final en el aeropuerto Keneddy, cuando Joey fue arrestado mientras se aprestaba a volar a Acapulco, México.

Llevaba consigo, en sobres disimulados en sus tobillos y medias, 105.000 dólares en 21 sobres de 5.000 dólares cada uno.

Un año después de vivir el día con el que sueña toda persona, Joey afrontó un juicio en su contra (sus dos amigos, quienes presuntamente colaboraron con las autoridades, no fueron acusados).

El jurado lo encontró inocente por locura temporal. La compañía dueña del dinero recuperó 190.000 dólares del monto original.

Doce años después de aquél día, Joseph Coyle fue hallado muerto en su sótano. Se había suicidado. La crónica de su muerte del New York Times señala que Joey nunca pudo superar la muerte de su madre. Lo sobrevivió una hermana, remata el artículo periodístico norteamericano.

También lo sobrevivió una historia fascinante de un sueño hecho realidad. Una mochila de dinero que, tal vez, fue una mochila que llevaba mucho más que dinero, peso que el estibador no pudo soportar.

¿Qué harías si te encontraras U$S 1 millón?

Nota 1: Esta historia se me ocurrió porque esta semana MzaBlog llegó al millón de visitas (gracias a todos), por lo que quería hacer algo relacionado a esta cifra tan redonda y simbólica. Encontré esta historia haciendo búsquedas relacionadas en buscadores.

Nota 2: Algunas fuentes de las que saqué información: 1, 2, 3, 4

Nota 3: La foto del inicio la saqué de acá

Nota 4: La imagen que hay en medio del texto la hallé en Google Images y tiene como fuente original este blog.



Almanaque Solidario. Bloggers que quieren ayudar

Estándar

En la blogósfera no todo es mirarse el ombligo. Para muestra basta la campaña que desde la red social Chuenga están llevando adelante para donarle computadoras a los chicos internados en hospitales.

Para ello, un grupo de bloggers se tomò una foto para armar un calendario 2010, de cuya venta saldràn los fondos para las computadoras.

Parece increíble, pero hay hospitales de ciudades muy importantes que no la tienen, o que tienen pocas. La idea es la siguiente.

El almanaque tiene un costo de $ 25 para particulares y $ 100 para empresas, quienes a cambio del aporte, tendrán reconocimiento en el calendario. También se reciben donaciones de computadoras.

En su web se explica que este es el primer emprendimiento de la plataforma “Por bLOgS Chicos” que administrada por la comunidad de chuenga.net cuenta con el apoyo de varios bloggers argentinos que se unen con fines solidarios y educativos.

El calendario se puede reservar hasta el 26 de Diciembre y se recibirá en los primeros días de enero por correo.

La campaña se puede seguir también por Facebook y Twitter. Los organizadores agradecen la participación y la difusión de la campaña.

Felicito a sus integrantes, especialmente a Tumbadito, una persona con ideas y decisiones que vale la pena haber conocido.