La niña más rica del mundo

Estándar

Micaela tiene 11 años. Es de una familia pobre, muy pobre. El día que encontró en su escuela una billetera con mucha plata (para ella más de lo que vio en su vida) volvió a su casa temerosa de que su madre la retara por lo que acababa de hacer: devolver la billetera a su dueño. Esta es la historia (*) de una niña muy pobre en un sentido, pero muy rica en el que más importa.

Micaela tiene 11 años y en su casa viven una situación económica muy dura; por eso, el día que encontró en su escuela una billetera llena de plata y la devolvió, al regresar tenía temor de contarle a su madre lo que había hecho.
Su mamá hoy está orgullosa de ella y la acompañó ayer a recibir una distinción que le entregaron en el Concejo Deliberante por su buena acción.
Micaela Jimena Pagano concurre a la Escuela 1-395 Pedro de Mendoza. Vive en el paraje Los Claveles, del distrito Rama Caída. Hace unos días en el patio de la escuela se encontró tirada una billetera que aparentemente contenía más de $1.000.
Sin dudarlo fue corriendo y le contó del hallazgo a su maestra, quien junto con la escuela se encargó de buscar al dueño, que resultó ser un comerciante de la zona que luego le regaló a Micaela un par de zapatillas que ayer llevaba puestas.
Su mamá, Karina Ancalao, contó que ese día su hija llegó con un poco de temor a su reacción por haber devuelto una billetera con un dinero que, aunque no se sabe con precisión su monto, les hubiera venido muy bien por su complicada situación socioeconómica.

Más ayuda
De hecho, este fin de semana miembros del grupo solidario del Club IKA de San Rafael los asistieron con ropa, regalos y alimentos. La acción solidaria se repitió dos veces.
Micaela, después de ser reconocida en el Concejo, contó que “encontré una billetera con plata entrando a la escuela, no sé cuánta plata había. Fui corriendo a decirle a mi maestra y ella buscó de quién era. No tenía datos la billetera; el dueño me agradeció y me compró unas zapatillas, me siento contenta con esto”.
En su escuela la reacción fue dividida.
Algunos la felicitaron y otros, con la picardía propia de los niños, la cargaron por haber devuelto la plata.
“Algunos compañeros me dijeron que estaba muy bueno pero otros me decían que era una tonta porque la billetera tenía mucha plata”, dijo Micaela riendo.
Orgullosa por ella, su madre, agradeció “a la gente del IKA de la agrupación amigos solidarios, que nos llevaron regalos, calzados y el domingo volvieron a ir y llevaron mercadería, porque nosotros estamos en una condición un poco complicada y vivimos en una casa un tanto precaria”.

 

(*) Nota que escribí y que salió publicada en Diario Uno.

La calle es tuya. Una caminata por el orden

Estándar

Nacida de la red social de promoción de noticias Chuenga, La Calle es Tuya es un movimiento de ciudadanos cansados del desorden en que se producen los reclamos sociales en Argentina. Por eso, este domingo 22, de 18 a 20 horas, convocan a caminar hacia el Congreso para pedir orden en los cortes de calles y rutas. Aclaran que no están en contra de piquetes ni derecho a huelga alguno, sólo piden a los dirigentes que se haga en orden. De su web, podemos leer lo siguiente:

La calle es tuya:

Y de todos. La calle es nuestra, por eso, este domingo 22 de noviembre te invitamos a manifestarte para exigir a nuestros gobernantes que pongan el orden necesario para no perjudicar más a los ciudadanos con la anarquía de cortes de calles.

Manifestate a favor del derecho a huelga por sobre todas las cosas, exigí prevención, información y respeto. La única forma de fortalecer la democracia en un país es que todos nos guiemos con respeto a las leyes y a las distintas ideas y posturas de los demás.

Un piquetero Oficialista dice que va a cortar la calle cuando quiere “y sin pedirle permiso a nadie”, otro»opositor dice que “van a continuar con los cortes Sorpresivos”. ¿Y el resto de los ciudadanos? Presos. Presos de miles de conflictos nuevos, viejos, justos y no tanto. Millones de argentinos sufrimos la imprevisión de todos los actores políticos involucrados sin importar su partido, ideología o puesto.

Te invitamos a salir a la calle el domingo 22 de noviembre entre la 18 y las 20 horas con banderas, camisetas y gorros con los colores argentinos. Sin identificaciones políticas, sin cánticos de ningún signo, sin violencia y con respeto. Una vez, los argentinos tenemos que caminar unidos en el mismo sentido.

La difusión de la marcha es básicamente por las redes sociales. Podés encontrarlos en Faceobook y en Twitter. También aclaran que no están en contra de los piqueteros, como sugirió hoy una nota en Infobae.

Las increíbles prohibiciones por la Gripe A

Estándar

amor

Resulta de no creer, pero es así. En este país, en partes (porque aquí cada provincia de maneja como quiere) se ha prohibido bailar y ahora en Buenos Aires aconsejan no «pegotearse», es decir, no abrazarce, juntarse, y en el fondo, no conquistar a nadie, es decir, no tener sexo.

En la provincia de Mendoza desde hace varias semanas los boliches (discotecas) fueron obligados a cerrar paa evitar el contagio. Desde hace unos días se «suavizó» la medida y se les permite abrir a un 50% de su capacidad pero sin bailar. Sí, en un lugar para bailar, se prohíbe bailar. Los dueños decidieron no abrir, porque es como que a un restaurante le prohíban dar de comer.

Hoy en Buenos Aires el minsitro de Salud, Claudio Zin, aconsejó a la gente «no pegotearse».  El médico dijo que «la Gripe A podría persistir «tres o cuatro años más» en el país antes de ser erradicada, por lo que pidió que la gente «no se pegotee» en los espacios públicos, para evitar contagios. Zin recomendó que «hay que sostener un nuevo hábito, que es el de no pegotearse a la gente» por lo que pidió «mantener un discreto alerta de distanciamiento social». (Nota). ¿Nada de levante?

El otro día un miembro de un consejo de expertos formado en Mendoza por la pandemia, lo dijo claramente. “Lo que importa es que no haya contacto entre desconocidos. Si bien es cierto que uno se puede contagiar de gripe A en su casa, hay que evitar que los jóvenes establezcan charlas o bailen con personas de las cuales ignoran si padecen o han padecido los síntomas del virus”, explicó el médico Gustavo Mauricio, miembro del consejo de expertos. (nota).

Se quiere evitar el levante, palabra argentina que en otros lares significa la conquista de una mujer (u hombre), el ligue, como dicen en España. Estas medidas y consejos, que hace años habrían sido considerados un chiste, no son las únicas. También se han limitado la entrada a bares, restaurantes y se han aplicado prohibiciones tan insólitas como prohibir la entrada a menores de edad a lugares públicos. Quiere decir que si vas a comer a tu hijo menor lo tenés que dejar afuera.

¿Bueno, pero entonces con estas medidas extremas la gripe A los afectó poco? Pues a nivel país, ya es público que se llegó a más de 100.000 casos y 155 muertes según los últimos informes. En Mendoza, donde se han dado estas prohibiciones, hay confirmados 77 casos positivos y una muerte, aunque se habla de más casos y al menos 3 muertes.

Quien quiera saber más sobre las prohibiciones a las que se han llegado puede hacerlo desde acá.

Sería eterno mencionar las prohibiciones completamente, porque como ya dije, no se ha tomado una idéntica medida a nivel nacional, sino que cada provincia tomó las suyas, pero en Google pueden darse un empacho de prohibiciones.

Fuente de la foto

Holanda cierra cárceles por falta de presos

Estándar

Escribir sobre este tema desde un país como Argentina puede resultar dolorosamente tercermundista, pero lo cierto es que Holanda ha anunciado que cerrará ocho prisiones por falta de presos. El país europeo tiene más capacidad de alojamiento de detenidos que detenidos reales. Si bien este hecho por un lado habla bien sobre una sociedad holandesa que aparentemente produce cada día menos delincuentes, lo cierto es que están preocupados; el cierre de las prisiones traerá aparejado la pérdida de 1.200 empleos. Pero como el Estado es serio, ya están avanazando en la solución, que es ni más ni menos que cobrarles a sus vecinos belgas para que éstos puedan derivar presos a Holanda, con lo que Bélgica conseguirá distender su excesivo número de reos y Holanda ganar fondos y evitar el cierre de dos prisiones. Don’t cry for my Argentina.

carcel

Internet, mi vieja y yo

Estándar

Mi mamá tiene 63 años. Nació en Almería, España. Cuando apenas tenía unos 5 años viajó en tercera en un largo y ya remoto viaje cruzando el océano Atlántico. Su familia escapaba del horror de la dictadura franquista, según sé, era eso o la muerte. Por cuestiones económicas y de tiempo, ella jamás pudo volver a la tierra en que nació, donde sus padres, abuelos y el más allá de su árbol genealógico nacieron y vivieron.

De profesión docente, ella está justo en la generación de personas a las que el fenómeno de la computación y de internet los sorprendió de grandes, ya con una vida hecha. Su mayor acercamiento con estas tecnologías fue un curso básico que en la escuela le dieron hace años sobre cómo usar una computadora. Sin embargo, o el curso no fue muy bueno o mi mamá no aprendió mucho, pues creo que con suerte, ella es capaz de prender la PC, dudo de si luego podrá apagarla.

No lo digo por ser duro o irónico, sino para que comprendan el grado de desconocimineto que tiene sobre esta herramienta, ni hablar si se trata de navegar en la red. Después de un par de menciones al pasar de ella diciendo «¡cómo me gustaría aprender a usar eso!», un día de hace poco tiempo se me ocurrió cumplirle su sueño en forma virtual.

Sentada junto a mí, ingresamos juntos al Google Earth y nos dispusimos a intentar volver a su infancia, a su tierra. No sé bien por qué, al mismo tiempo que yo iba ejecutando los comandos del programa, fui siguiendo de reojo sus miradas, sus reacciones.

Desde la casi indiferencia inicial al ver abrirse el gran globo terráqueo del Earth con una bienvenida borrosa en su visualización, hasta la gradual alegría y sorpresa al ir reconociendo detalles y sitios de su ciudad.

Mediante el buscador, con el dato que su mente jamás olvidó pese a los miles de kilómetros y millones de minutos que pasaron, emprendimos juntos el viaje. Calle Encantada allá vamos, me dije. Rogaba poder encontrar algo contundente en el Earth para satiasfacer la curisidad, a esta altura, ya pueril de mi vieja. Digo pueril por la alegría que reflejaba su cara, idéntica a la que regala un niño al abrir un regalo.

Elegí comenzar haciendo una navegación casual de Almería, visitando lugares grabados y abriendo los enlaces para ver las fotos. Fue así como mi mamá fue recordando cosas, seguramente realizando un inextricable viaje en su cerebro.

Después de un rato del tour, escribí la dirección donde nació y el programa comenzó a mostrarnos lentamente los resultados. Lamentablemente no nos llevó directo a esa misteriosa casa, que ella, y yo también, tanto deseaba ver. Sin embargo, nos posicionó en la calle, por lo que fue cuestión, nada sencilla, de ubicarse en la altura y empezar a desandar el camino.

Las casas bajas y calles angostas nos recibieron con agrado. Mi vieja estaba volviendo a su pueblo, sé que lo estaba haciendo. Sus recuerdos sobre él no son más que el nombre de una calle, la dirección (que resultó ser inexacta a cómo la recordaba) y algunos lugares puntuales que había cerca de su casa como referencia.

Envueltos en un silencio llegamos a la calle Encantada, a la dirección donde nació y vivió su primera infancia. En este momento Almería no me importa más, no puedo dejar de mirarla, balbucea algunas palabras, intenta reconocer esa casa que se erige en la esquina, probablemente su cabeza le esté trayendo nuevas olas de recuerdos. Su casa, sus padres, el barco, el mar, esa extraña tierra que la recibió, sus cinco hijos que nacieron acá…

calle encantada

Después de este hallazgo, que pienso completar con un regalo especial para su cumpleaños con la complicidad de un amigo que hace unos años, causalmente, se fue a vivir a Almería, ella contó su viaje a todos. Ahora cada vez que me ve en la computadora se interesa en qué estoy haciendo. Tengo una deuda, enseñarle a usar este aparatito milagroso, aparatito que la llevó de ida y vuelta a su casa en un viaje de 63 años que duró un par de horas; un verdadero viaje en el tiempo.

A ella hace 58 años la trajeron navegando a Argentina, me reconforta que, virtualmente, yo haya podido llevarla «navegando» de vuelta hacia su tierra. Creo que, de un modo quizás extraño y privativo de otros sentidos, le cumplí su sueño. Sólo yo tengo presente sus caras y gestos al ingresar en el Google Maps y Street Views a calles y lugares que su mente, pese al tiempo transcurrido, se han resistido a olvidar. Pienso que es muy difícil que ella pueda poner sus pies en Almería nuevamente, me alegra y emociona saber que algún día, cuando ella para mí sea un recuerdo como lo fue Almería para ella toda su vida, pensaré en esto y una sonrisa se dibujará en mi rostro, recordando el día en que mi teclado fue el asiento del avión que tanto le hubiera gustado abordar.

Por qué los periodistas deben especializarse en internet

Estándar

Soy periodista y trabajo en la rama de los medios con más posibilidades de caerse del árbol: un diario. Por mi juventud y mi curiosidad personal y profesional, hace ocho años tuve mi primer acercamiento con internet. Con los blogs y demás herramientas de la red, un poco menos de tiempo (2005 creo). Hoy veo con preocupación el futuro de mi profesión favorita y percibo, que gran parte de los medios, no terminan de entender a internet. ¿Por qué sos tan complicado y cambiante Señor Internet?.

El tema en el que me estoy introduciendo es profundo y multi causal, pero quiero hablar de un error en particular. Los medios dejan los temas de internet y tecnología en manos de lo que yo llamo «periodistas plumero», que son esos que además de trabajar, mientras caminan van barriendo el piso.  Noten que suavicé ese chiste que dice que «sólo falta que me ponga el plumero en el culo así mientras camino también limpio». Qué quiero decir… me explico. La organización obsoleta y a veces de tintes explotadora de muchos medios en el mundo (ni hablar de Argentina) hace que al mismo empleado que se le pide que cubra un accidente de autos, la entrevista a un político, la crónica de un recital de Luis Miguel, una manifestación en la calle, etc, también se le pida que escriba sobre el juicio a los dueños de The Pirate Bay. Imaginen la profundidad que tendrá ese artículo. Acá puede entrar a tallar a quién va dirigido el contenido, a qué tipo de público.  En un post titulado La muerte cibercopuanunciada, referido al suplemento Next de Clarín, este blog dice, entre otras cosas, lo siguiente:

«Ese suplemento que mantuvo el tono paternalista y de psicopedagogo con sus lectores, cuidándolos como si fuesen personas con problemitas psiquiátricos que debían ser tratados con sumo cuidado o iban a entrar en pánico. Así leíamos de «ciberbichos», «compujuegos» y cosas semejantes, un trato de idiota al lector que ningún otro suplemento del diario Clarín tenía.»

Concuerdo en esta parte del análisis. No se puede manejar un suplemento especializado con contenido dirigido a novatos. Las notas para novatos deben ir, en todo caso, en el cuerpo central del diario.

Ricardo Galli, creador de Menéame y doctor en informática lo explica mejor, aunque con frases algo duras hacia nosotros (a mi entender generalizar no es bueno). Extraigo una parte de ese post.

« Ayer me hicieron una entrevista para un suplemento de un periódico local. Iba sobre Internet y redes sociales. La periodista que me hacía buscaba sólo el lado amarillista, era tan exagerado que en un momento le pregunto “¿Tú no eres gran conocedora de Internet, no?”. La respuesta fue:

Yo de Internet lo justo, sólo para el trabajo».

Como bien dice dice después del texto, la culpa no es de la chica (…). Pero…

¿De quién es la culpa?

Para entender qué planta hay que sembrar en determinado lugar, hay que conocer antes cuánta agua necesita esa planta y cuánta precipitación tiene de promedio ese lugar. Qué tipo de tierra es en la que la sembaremos, etc. Pues para saber cómo hacer bien las cosas en internet hay que conocer bien a los seres que la usan, al menos al promedio. Podemos convenir, o no, que a internet (me refiero a la parte informativa de la red) la utilizan personas con conocimientos sobre ella, o al menos, con fácil acceso a otras fuentes para contrarrestar lo que nosotros le estamos diciendo.

¿Qué estamos haciendo?

Qué han hecho los medios (y en definitiva nosotros los periodistas) ante el boom comunicacional de internet. Intentaré responderlo en orden: ignorarlo, estudiarlo, desdeñarlo, usarlo, usarlo mal, volver cliché sus temas. Con esto último me refiero a la estúpida costumbre de mal tratar herramientas de internet tomándolas como moda. Primero fue el boom de los blogs, después de fotolog y ahora la «farmacia de turno» parece ser Facebook. Ya no existen los blogs. ¿Y con los diarios en internet? Salvo excepeciones, no hemos hecho más que duplicar contenido, repetir lo del papel en el sitio web. Ofrecerle lo mismo a los lectores del papel que a los de internet es como ser dueños de una empresa de consoladores y repartirlos por igual entre viejas de 80 y chicas de 25. O más claro aún, es como si las empresas de video juegos estuvieran hoy ofreciendo los juegos de la década del ’80 a los jugadores de hoy. La industria medáticadebería estudiar con atención a la de los video juegos para saber cómo actualizarse.

No haré nombres, pero la otra vez me reía al leer que un medio se jactaba de ser el primero de su zona en internet. Me extrañé y leí todo el artículo… Para ellos, «estar en internet» había sido colgar exactamante (sin actualiaar durante el día) las noticias del impreso en un sitio web. Me consta que hay directivos de diarios que recién ahora se sorprenden por el poder de los comentarios de los usuarios en las notas de un diario en internet. Y encima lo encaran mal, juzgando a los que comentan desde el punto de vista periodístico cuando en realidad deberían verlo como lo que es: una herramienta extra para enriquecer lo que nosotros hacemos. Y mejor no entrar a hablar del costado legal del apartado comentarios, ya que hay muchos que parecen no haberse enterado de las sentencias condenatorias por comentarios de terceros.

Bueno… entonces ¿qué y como?

Personalmente no tengo dudas de que los nuevos periodistas tienen (nótese que no lo pongo como opción) sí o sí que manejar a la perfección las opciones multimedia de internet. El periodista adaptado debe saber usar lo multimedia, debe ser multimedia. Saber de blogs, de redes sociales, subir, buscar y editar videos, gestionar RSS, tener nociones básicas y si es posible avanzadas de fotografía. Un periodista debe saber hacer de todo, pero ojo, que eso no quiere decir que tenga que hacer todo. La respuesta es la especialización. Basta de periodistas hablando de redes sociales cuando lo que más cerca estuvieron de una fue al crearse su perfil en Facebook (si es que..) o al ver las fotos de Mariana de Mello en Facebook. Hay miles de ejemplos en el mundo del buen uso de etas redes en el periodismo del día a día. Recuerdo, para mencionar un ejemplo argentino, el caso de la enfermera argentina que fuera secuestrada en Somalia, Pilar Bauzá. El caso, en esos día concentró la atención de todos los medios, que se manejaban con una o dos fotos de la mujer (seguramente aportadas por la familia supongo). En eblog, rápidamente descubriero a Pilar en facebook ypudieron acceder a las fotos de ella trabajando en aquél país. Material periodístico fresco para un tema candente. Hay muchos más casos así, siempre recuerdo el de los periodistas yanquis que tuvieron acceso apartes nunc ainformadas de la guerra en Irák gracias a conocer los perfiles en redes sociales de algunos soldados, que allí hablaban de eso y subían fotos, suceso tras el cual el Ejército prohibió a los soldados actualizar blogs en medio de la guerra.

En definitiva, un medio online debe tener periodistas (multimedia) para las informaciones de hora a hora pero debe tener, también, periodistas especializados en diversos temas que se ocupen de ellos cuando esa noticia del ahora sea de su rama. ¿Es más caro un plantel de periodistas así? Con una visión corta que no llega a los pies sí, porque pagar y/o solventar capacitaciones tiene su costo, pero éste se paga con creces con el tiempo y, por sobre todo, se paga conuna elección que seguramente harán la mayoría de los usuarios de internet avezados: su diario.