¿Qué tuvo que ver la posición en el Ecuador en la prosperidad de Europa?

Estándar

planeta

La historia de los movimientos geológicos no juega a los dados, pero a algunos les trae suerte. ¿Qué pasa si afirmanos que la prosperidad actual de Europa se la debe a su posición en la Tierra hace 300 millones de años? Nada, estaremos en lo cierto. Repasemos un poco de la emocionante historia de movimientos tectónicos y descomunales fenómenos climáticos que movieron a Europa hacia su destino.

En el este los Urales separan a Europa de Asia. Las cadenas son evidencia de las primeras formaciones de Europa, el resultado de un proceso que comenzó hace 500 millones de años.  Por entonces, el viejo contienente era sólo fragmentos. Escandinavia estaba en los océanos del sur, Inglaterra y Holanda cerca del circulo antártico y el resto cerca del polo sur. Todos estos fragmentos estaban a la deriva, en movimiento.

Las placas continentales son movidas por poderosas corrientes de roca derretida en las profundas capas de la tierra, algunas están a 80 km de profundidad. Sólo se mueven centímetros por años, pero durante millones de años los centímetros se acumulan y ejercen su papel preponderante. Como un gigantesco rompecabezas, Europa se fue formando pieza por pieza. Cada impacto creaba zonas de enormes pliegues formando así una gran cadena de montañas; la espina dorsal de Europa. Estas antiguas montañas fueron el primer paso de la unión europea. Desde entonces Europa viajó por casi la mitad del globo. Hace 300 millones de años estaba ubicada en el ecuador. En este cálido clima las colinas de montaña se convirtieron en las primeras selvas del mundo. ¿Te imaginas a Paris rodeado de selvas? Pues así era. Lógicamente me refiero al territorio que hoy ocupa la famosa ciudad francesa.

Paris estaba rodeada de una espesa selva tropical que se extendía al este de todo el continente. No era una selva común. No eran árboles. Eran gigantescos helechos de hasta 30 metros de altura. Antes de la aparición de las aves estos bosques carboníferos se poblaban con otros sonidos: las libélulas depredadoras eran comunes y enormes. La meganeura era del tamaño de un halcón, medía más de 60 cm.

El suelo era un mundo poblado de insectos, muchos de ellos eran gigantes, aterradores para la concepción actual del hombre. Huellas de un ciempiés muestran que tenía cerca de 2 metros de largo. Más de 800 especies de cucarachas eran presas de otros gigantes, los escorpiones, con 70 cm de largo y su temible aguijón.

En esta pantanosa selva también se encontraban los primeros vertebrados terrestres. Sería esta era carbonífera la que provocaría un giro en la historia de Europa. Sus 300 millones de años eventualmente revolucionarían el mundo moderno. Cómo. Por qué

Fue una época de grandes estructuras terrestres, los mares inundaban constantemente la Tierra. Durante millones de años la formación de sedimentos comprimió la vegetación convirtiéndola en carbón.  Fue el carbón el elemento que incentivó la transformación más grande que Europa jamás haya visto: la revolución industrial.

El antiguo pasado directamente formó al presente. Europa es ahora el contienente más industrializado del mundo, todo gracias  a esa posición en el ecuador hace 300 millones de años. Cuando los bosques estaban en plenitud otra serie de eventos los harían desaparecer para siempre. Una serie de enormes colisiones golpeó el norte de Europa. El resultado fue el supercontiente Pangea. El viejo contienente quedó así lejos de los océanos y la lluvia se fue. El sol fue devastador. El contienente fue consumido por la arena. Luego llegaron los dinosaurios, pero esa es otra historia…

Notas: la información es del programa Europa Salvaje que vi en el canal Encuentro. La foto que ilustra el texto la saqué de The Big Foto. Algo más de información sobre el tema acá.