El gaucho que recuperó las Islas Malvinas

Estándar

P1010023

Su rostro no aparece en ninguna parte, su historia casi que tampoco. No hay calles que lo recuerden. Era un peón de apenas 25 años que criaba ovejas en medio de la inhóspita Malvinas. Pero un día, tras la ocupación de los británicos de ese territorio, el gaucho Rivero, encabezó una rebelión, recuperando las Islas. Esta «epopeya» del gaucho argentino duró poco más de 4 meses, cuando este levantamiento fue aniquilado por la Marina inglesa. Esta es la historia de un gaucho que desde el 26 de agosto de 1833 tuvo a las islas en su poder, más tiempo incluso que el propio ejército argentino en 1982.

La historia, que derivaría en el alzamiento de Rivero empieza, quizás, en la sucesión de hechos que jaqueaban a las islas por entonces. Piratas de distintos lugares, sobre todo yanquis, que las tomaban por asalto y gobernadores políticos tal vez abusivos y que se sudecían unos a otros. Así, la historia siguió hasta que las islas quedaron en manos de Julio Simón. Antonio Rivero, gaucho entrerriano, llega a las islas Malvinas en el año 1827. Se dice que trabajó de peón en Puerto Soledad atrapando ovejas y cerdos, a los que luego amansaba. La gran mayoría de los gauchos e indios insurgentes del 26 de agosto de 1833 eran peones, generalmente, mal pagos.

Con el tiempo el poder británico se comenzó a hacer sentir en las islas, hasta llegar al 3 de enero de 1.833, cuando finalmente ocupan las islas. Poco después, un grupo de tres gauchos (Antonio Rivero, Juan Brasido y José María Luna) y 5 indios (Manuel González, Luciano Flores, Manuel Godoy, Felipe Salazar y M. Latorre, éste de ciudadanía chilena) acopian armas y puñales y en agosto del mismo año hacen frente a la usurpación. Logran quitarles la vida a cinco personas, entre ellas Juan Simón y el irlandés Guillermo Dickson. Este último fue el encargado, por orden expresa del comandante John Onslow, de izar y arriar el pabellón británico cada vez que pasara una embarcación y todos los días domingos.

Desde ese día, hasta el 8 de enero de 1934, las islas volvieron a estar en manos argentinas, aunque hay quienes sostienen que las intenciones de Rivero no eran nacionalistas sino más bien ligadas a la delincuencia. Debe tenerse en cuenta que todo lo sucedido después del levantamiento gaucho fue escrito por los ingleses, quienes consideran la rebelión de Rivero como el «amotinamiento de unos delincuentes» tratados peyorativamente de «gauchos» e «indios salvajes», en esas documentaciones apenas sí se traslucen las causas de los hechos.

La rebelión gaucha terminó en enero de 1934, cuando en el «Challenger» arribaron a las islas enviados por la Corona británica, 35 soldados encabzados por el teniente Henry Smith. Los indios que acompañaron al gaucho en la recuperación del territorio se entregaron el 11 de enero. No fue hasta el 18 de marzoque Rivero pudo ser capturado y llevado prisionero a Londres, donde se pidió la pena de muerte para ellos, sin embargo el tribunal inglés que les juzgó los absolvió al reconocer que sus acciones bélicas habían sucedido fuera de los dominios de la corona (sic).

Aunque no está confirmado, se dice que el Gaucho Rivero murió más tarde combatiendo para Argentina contra los ingleses en la batalla de la Vuelta de Obligado.  Así concluyó esta no muy conocida historia, siempre envuelta en polémica.

Fuentes: la historia, que desconocía y no recuerodo haber leído en manuales de historia, la escuché en boca de un historiador en una radio. Para escribir este texto me basé en datos de acá, acá y acá.

La foto es de carácter ilustrativo y pertence a MzaBlog.