Al margen del terror

Estándar


Un rescatista le entrega un perro recién sacado de entre los escombros a su dueño, que no puede resistir la emoción de volver a ver a su mascota tras saberlo desaparecido. Una lágrima dulce en medio del reguero de sal y destrucción dejado por el devastador tsunami de Japón.

La foto es tomada de un diario japonés y obviamente no sé qué dice, pero los rostros de los protagonitas lo dicen todo. No por pequeño que sea el milagro, es menos importante. Y aunque la magnitud de la tragedia no deje tiempo para detense en estas historias, es un ejemplo de cómo en medio del terror pueden derramarse gotas de vida.