Ser periodista o llegar a fin de mes

Estándar

“Yo solía pensar que todo el que entra en el periodismo sabe que nunca va a ser rico. Eso nunca fue una de mis metas, pero en el fondo estaba muy molesta por lo pobre que soy.” (Emily Nipps)

Imagen

Se trabaja mucho, se cobra poco. La industria del periodismo no pasa su mejor momento y eso ya no es noticia. Sin embargo, hay historias relacionadas a esta caída que son interesantes de conocer. El periodismo está perdiendo soldados. Muchos trabajadores de prensa están eligiendo otros trabajos ante la depreciación de sus sueldos. Ser periodista o vivir, esa es la cuestión. La siguiente es la historia de Emily Nipps, una periodista que hasta hace poco trabajó en el Tampa Bay y ahora es Relacionista Pública en un Centro Médico.

Emily desde la escuela secundaria soñó con ser periodista y nunca se le cruzó por la mente hacer otra cosa, hasta hace poco. Comenzó como periodista deportiva y en el 2005 pasó a la sección de información general. sabía que en el futuro podía aspirar a llegar a jefa de sección o editora general. Sin embargo, en su mente había cosas que le molestaban. Cosas muy tangibles.

Cuatro años sin un aumento de sueldo y repetidas visitas a la casa de su madre para pedirle dinero para diferentes cosas. Antes de irse lo anunció públicamente. El diario intentó retenerla con una oferta mejor. Pero su decisión estaba tomada, ella ejemplificó sus dilemas así.

“Me siento como si tuviera sólo lo suficiente para cubrir lo que estoy haciendo todos los meses; si mi auto se descompone, si tengo un tratamiento de conducto, si quiero hacer cualquier cosa, no puedo, y tengo que ir a mi madre para pedir dinero. Y me siento demasiada vieja para estar haciendo eso “.

Si sos periodista, en cualquier parte del mundo, seguramente sonreíste levemente al leer eso. Emily no es ningún bicho raro. Hay muchos como ella que abandonan el periodismo para pasar a otros empleos, en general como relacionistas públicos, voceros, etc.

De hecho, Pat Farnan, gerente en Times de Tampa Bay reconoce que “no es inusual para nosotros tratar de mantener a alguien aquí”. “El negocio -agrega- se está remodelando y no hay lógica, eso trae incertidumbre”.

La reducción de plantillas, desaparición de periódicos, bajos sueldos y el hecho de que en muchos lugares cualquiera puede ser periodista, han hecho su trabajo y lo siguen haciendo. La canilla sigue goteando.

Emily Nipps trabaja ahora en el Centro Médico Bayfront de St Petersburg (Florida). Otros reporteros del Tampa Bay Times también se han alejado. Sidney Freedberg, Michael Bender y Steve Huettel.

“Lo que me gustó sobre el periodismo es que se llega a hacer cosas interesantes que nunca se hacen en la vida real”, dice Emily. “Pasear en un camión de bomberos, hablar con gente interesante, ir a esos eventos interesantes que normalmente no tendría que ir si usted fuera una persona normal”.

El “poder” del periodista. Invitados a fiestas de gente importante y al mismo tiempo luchando por llegar a fin de mes. Periodista que huye llega a fin de mes…

Fuentes: American Journalism ReviewTampa

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s