Hallan un bar en una cárcel mexicana

Estándar

Autoridades mexicanas desmantelaron este martes un bar en la prisión de Chihuahua, capital del estado del mismo nombre, el cual contaba con mesas de billar, bebidas alcohólicas y drogas, informó la agencia Notimex.

En el lugar también fueron decomisadas armas de fuego y teléfonos móviles, según el vocero de la Fiscalía General del estado, Carlos González Estrada, citado por Notimex.

El hallazgo se logró en una revisión del centro penitenciario realizado por agentes federales y estatales como parte de las estrategias coordinadas para hacer cumplir la ley en el interior de los penales, detalló el funcionario.

El cateo duró más de cuatro horas y se confiscaron 200 botes de cerveza, 12 botellas de tequila y 20 de vodka, además de cientos de artículos electrodomésticos no permitidos en el penal, explicó.

También se confiscaron dos armas de fuego, una pistola calibre 9 milímetros, una calibre .45, un arma hechiza, 50 puntas metálicas, 20 celulares, 180 dosis individuales de marihuana y 90 “grapas” de heroína, según el vocero de la Fiscalía.

La Fiscalía Especializada en Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad inició una investigación en el reclusorio para deslindar responsabilidades y aplicar las sanciones correspondientes, informó González Estrada.

Al menos 100 de las 429 cárceles que hay en México son controladas por la delincuencia en su interior, debido a la corrupción de las autoridades, según un informe de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) publicado a mediados de 2010.

La delincuencia controla los cobros a internos, las visitas conyugales, la operación de tiendas, los servicios de limpieza y el pase de lista, según la CNDH.

El fenómeno ocurre principalmente en cárceles estatales y municipales, donde como consecuencia se han originado sangrientos motines, como el del penal de Mazatlán ocurrido en junio de 2010 que dejó 29 muertos.

El estado de Chihuahua, ubicado al norte de México y fronterizo con Estados Unidos, es uno de los más afectados por la ola de violencia en el país como consecuencia de los enfrentamientos entre el gobierno federal y el crimen organizado.

Google cancela sorprendentemente su proyecto de digitalizar todos los archivos de diarios

Estándar

Luego de tres años de vida, Google ha cerrado el proyecto para continuar escaneando y digitalizando los archivos de diarios de todo el mundo. El por qué de la decisión aún no ha trascendido. El sitio, que generó elogios y también muchas críticas, dejará de archivar los periódicos en su Google’s News Archive. El programa ya tenía una base de datos de 1.000.000 de páginas de 2.000 diarios.

Nadie está seguro de por qué Google optó por cerrar el proyecto. Matt McGee en Search Engine Land, ha obtenido esta declaración de Google:

Trabajamos en estrecha colaboración con los asociados de prensa sobre una serie de iniciativas, y como parte del programa de digitalización  colaboraron para generar más periódicos de acceso y búsqueda en línea .
Los usuarios pueden seguir buscando periódicos digitalizados en http://news.google.com/archivesearch, pero no se tiene previsto introducir nuevas características o funcionalidades a los archivos de Google News y ya no estamos aceptando nuevos microfilm o archivos digitales para el procesamiento.

El proyecto repartía ganancias en los primeros tiempos a periódicos y a Google, que aseguraba que con el tiempo podría alcanzar más de 60 millones de páginas escaneadas sumando un total de 250 años.

Link

Corresponsales del infierno: la mutación del periodismo ante la violencia narco

Estándar

En México, sólo en el 2010 murieron 12 periodistas víctimas de la guerra narco, bajo cuyas leyes o te callas con mi dinero o te callas con mis balas. En un estado de violencia sin fin, generalizada y con una desprotección severa, el oficio de informar en medio de una guerra cruenta distinta a cualquier otra, se tiene que reinventar a sí mismo para subsistir, y nunca mejor usado el término, ya que se trata de salvar sus vidas.

En ese contexto varios cambios se han ido viendo en los últimos tiempos en el periodismo focalizado en la guerra narco.

Michael O’Connor ha pasado los dos últimos años registrando cómo estos desarrollos han engendrado ataques contra los periodistas y silenciado la prensa, especialmente en el norte de México. O’Connor es un investigador del Comité para la Protección de los Periodistas, con sede en Nueva York. Su grupo informó que un periodista había sido asesinado en su trabajo entre enero y septiembre del 2010, aunque los motivos del asesinato de otros siete todavía no habían sido establecidos.
Figuras del crimen organizado “tienen control efectivo sobre grandes partes del territorio”, dijo O’Connor. “Una de las primeras cosas que hacen cuando se mueven a un territorio es controlar la prensa local. Puede no ser la primera cosa que hagan, pero está en su lista de lo que hay que hacer”.
“Cuando entran a una ciudad, cambian la estructura del poder local: el alcalde, la policía, el comandante local del ejército. No desean que la prensa informe sobre eso. Esa es una gran historia. Cuando su alcalde está siendo corrompido por alguien, esa es una gran historia”, agrega O’Connor.
Como resultado, dijo O’Connor, “algunos reporteros reciben pagos”. Los traficantes de droga “amenazan a aquellos que no los reciben. Si nada más funciona, los matan”.
Quizás ninguna otra ciudad en México ha sufrido tanto como Ciudad Juárez, al otro lado de la frontera de El Paso. (Del libro Cobertura del narcotráfico y el crimen organizado en Latinoamérica y el caribe)

“Uno de los grandes problemas es
que los medios se convierten en una especie de portador de la narrativa oficial. Cubrimos la guerra contra las drogas, y no cubrimos el rico debate académico y público sobre las drogas y sobre la políticas relacionadas con las drogas. Los medios deberían tener una narrativa más independiente. Eso no significa no utilizar las fuentes oficiales. Son importantes. Pero deberíamos desarrollar otras fuentes, y no limitar la historia de los medios a las versiones oficiales de la así llamada “guerra contra las drogas” o “guerra contra los narcos” en México, que consiste principalmente un asesinato tras otro, captura de capos e incautaciones de toneladas de drogas o millones de dólares”, dijo Álvaro Sierra, un colombiano que enseña en la Universidad de la Paz en Costa Rica.

En tamaño contexto, la prensa se está adaptando para sobrevivir. La Asociación Interamericana de Prensa (SIP) está realizando talleres para periodistas en América Latina donde les enseña cómo trabajar con más seguridad en áreas de conflicto. La fuente más leída de hoy en día sobre el asunto narco es un blog. Se trata de un sitio (blog narco) que publica información sobre los narcotraficantes,  fotos de sus familias, informa de sus planes y muestra videos estremecedores de ejecuciones. Es elogiado por servir de fuente de información sin censura y gratuita y criticado por no tener filtro, por recibir información de cualquier lado, anónima y sin chequear. La identidad del editor es desconocida, es que tal vez ese sea su “Estado protector”.

Más allá de todo, Blogdelnarco tiene más lectores que ‘Reforma’ y ‘El Norte’ en Monterrey y el principal periódico en Torreón.

Otras herramientas online están llegando a estar cada vez más disponibles para los reporteros. Una de las más s es Cosecha Roja, patrocinada por Open Society Foundations y la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. http://cosecharoja.fnpi.org/
Publicado en español, el nuevo sitio web está orientado a suministrar un lugar ‘todo en uno’ que agrega noticias sobre la violencia en América Latina y da a los periodistas la oportunidad de intercambiar información, publicar artículos y debatir ideas. El sitio es del argentino Cristian Alarcón, quien dice “estamos buscando nuevas formas de cubrir la violencia”.

Un segundo sitio es Investigative Dashboard, que suministra “herramientas para reporteros internacionales que siguen el dinero”. Es la invención de Paul Radu, un periodista rumano que perfeccionó su proyecto como becario Knight en la Universidad de Stanford.

Steve Dudley, quien previamente trabajó en Colombia para el Miami Herald, ha creado otro sitio que presentará información detallada en inglés y español. Llamado InSight, tiene un pequeño equipo de investigadores que monitorearán, analizarán e investigarán el fenómeno del crimen organizado a través de América Latina. Las organizaciones financiadoras son: The Open Society Institute, la fundación Ideas para la Paz (con sede en Bogotá) y la American University en Washington, D.C. http://www.InSightCrime.org

En  ciudad donde el 97 por ciento de los crímenes quedan impunes, el cuarto poder se muda a “edificios” sin sitio, o blogs sin dueños. En agosto de 2010 1.000 periodistas marcharon en México bajo el lema “Ni uno más”.

Fuente del texto: Libro Cobertura del narcotráfico y el crimen organizado en Latinoamérica y el caribe
Fuente de la viñeta: JRMora

De “periodista” a guerrillero, la increíble historia de un argentino en Libia

Estándar

Emmanuel, en el centro, cargando el arma.

Entró al país como voluntario y con una credencial de prensa de la Universidad Nacional de Córdoba, aunque no es periodista. Se asombró de la lucha de los rebeldes libios contra Muamar Gadafi y se mimetizó con ellos. Primero sólo viajaba con los rebeldes, luego ayudó a cargar armas, socorrer heridos, pero las últimas semanas este docente de profesión nacido hace 23 años en Argentina entró en combate.
Sí, disparó. Él mismo lo narra en crónicas que envía a un grupo selecto de periodistas (entre los que me cuento por suerte) de todo el mundo.
“Con una escuadra comandada por un muchacho de 21 años, Sharif, nos sumamos al combate, él manejaba la 4×4, uno atrás con la ametralladora calibre 14,5 y tres personas con rifles de asalto FAL, entre ellos estaba yo. La camioneta avanzaba escupiendo balas, nosotros corríamos detrás, tomamos posiciones tras de un muro; el objetivo era tomarlo, el problema los francotiradores, por lo que empezamos a descargar balas”, narra.

En un descanso, con el casco que dice Press

Emmanuel Piaggesi tiene 23 años. Nació en la ciudad de San Rafael, provincia de Mendoza, Argentina. Es docente de profesión, pero lo pueden las grandes miserias humanas. Los rincones del planeta donde el dolor, el hambre, las enfermedades y las guerras civiles son pan de cada día y la foto que el resto del mundo mira con congoja para olvidar al otro día. A esos lugares le gusta ir, pero ahora su pasión por ayudar a los que más lo necesitan ha llegado mucho más lejos. En Libia el problema es el maldito Gadafi, dictador con 43 años a su servicio, y de algún que otro país occidental…
Tras su paso por Palestina (6 meses), decidió acudir al país norteafricano como voluntario y comenzó su experiencia metido en las unidades rebeldes ayudando a evacuar heridos y muertos de la primera línea de combate. De su rostro se proyecta el compromiso y el valor, de su cuello, la credencial de prensa. Sacar fotos es su excusa, su compañera y su escudo.

Cuento mi experiencia personal con él, con esta historia. Mi primer contacto fue con su padre, que vive a 900 kilómetros (en Neuquén), luego de recorrer la guía telefónica y dar con una familiar de la que obtuve su número. Aunque no fue sencillo, logre hablar con su padre para contar, plasmada en una nota para el diario, la primera parte de la historia de José Emmanuel Piaggesi, tal su nombre completo.El camino obvio era logra rhablar con él, como por teléfono en Libia es hoy imposible, el e-mail era el único camino, como su padre no me lo quiso facilitar tuve que ingeniármela para obtenerlo por otros lado, que no viene al caso. En contacto con él, Emmanuel empezó a narrar algunas de las cosas increíbles que está viviendo en Libia.

“Me descubrieron tomando fotos, y como ya me habían dicho que una cosa o la otra (la guerra), me mandaron de vuelta hacia el primer puesto de control. Mientras me devolvían se escuchó una explosión terrible, seguida de un estruendo que provenía desde el cielo; fue entonces cuando los camiones y camionetas comenzaron a retroceder en manada, aparentemente, otro ‘error’ de los aviones aliado. Tras eso pasó varios días “castigado” sin guerra. Así expresó él cómo se sentía, fente a su portátil y en los escasos momentos que funciona internet, servicio que según dice, el gobierno intenta cortar.

““Hoy ya hacen mas de 24 horas que estoy en la tranquilidad de esta ciudad, y puede sonar extraño, pero no siento la felicidad que se siente en el frente de guerra”.

En su crónica, este docente que nació en San Rafael y que los últimos años vivía en Neuquén contó, ya compenetrado en su léxico como un combatiente rebelde más, cómo se posicionaron a 3 kilómetros del frente de batalla entre rebeldes y el ejército libio, y que “una vez allí iniciamos un ataque, con artillería ligera, sobre el flanco izquierdo de las líneas enemigas. En un principio la respuesta fueron `pepinos` de corto alcance, disparados al azar, lo que causó risas entre nuestras filas porque suponía la confusión del enemigo; pese a eso continuamos lanzando y se sumó un contraataque continuo por parte del ejército rebelde y los Qadafies se vieron obligados a lidiar con 2 frentes”.

Tras narrar cómo tuvieron que retroceder ante la repentina precisión que el fuego enemigo comenzó a tener, Emmanuel contó que dejó al grupo rebelde con el que viajaba porque éstos “se tomaron un merecido descanso para ir a ver a sus familiar”, pero él se sumó a otro grupo de jóvenes armados con rifles automáticos de asalto y artillería de mano RPG, que en los ataques de artillería a distancia no tiene participación.

El siguiente mail fue sorpresivo, o tal vez no tanto. Era cuestión de horas para que empezara a disparar. Fue en la ciudad de Msrata, donde se integró a un grupo de vanguardia con otros 32 rebeldes libios.

“A las pocas horas de mi arribo me integraron inmediatamente a un grupo de vanguardia conformado por 32 rebeldes, (yo pasé a ser el número 33) y comandado por un veterano que marchó en las filas del ejército libio en la guerra de Chad, apodado ‘Al-Sibhawy’. Al  día siguiente nos dirigimos directamente hacia el frente de batalla: Sharaa Trablus, o calle Trípoli”.

Según sus palabras la zona es clave y a su arribo ya estaba liberada en un 70 por ciento. Es aquí donde cuenta que ya disparó el FAL que carga ahora. Luego el relato del joven que viaja con el carnet de prensa y en su cabeza un casco que dice “press”,  continúa con la narración de la muerte de uno de los del grupo.

“La pérdida de este integrante (de nombre Tawfiq) fue un golpe tan duro que los preparativos para su funeral duraron 3 días, en los cuales no pisamos el frente de batalla, por respeto a su memoria. Se suponía que debía ser llevado a Bangazi, su ciudad natal, pero como el puerto estaba siendo bombardeado la celebración mortuoria se realizo en Msrata y duró casi 10 horas”, relató.

Tras ellos Emmanuel cuenta de dos combates más en los que participó, infringiendo en uno cinco bajas al ejército del dictador  Gadafi.

En el final del correo electrónico que cruza  desde el otro lado del mundo, un mundo árabe que vive revueltas en varios de sus países, Emmanuel reflexiona así: “Es un orgullo poder integrar las filas al lado del pibe que acomodaba las verduras, o el obrero, o el tachero, o el mecánico, o el que tenía una tiendita de ropa,o el que estudiaba medicina; ese que jamás en su vida se imaginó que iba a tener un arma en la mano, que se fue dando cuenta que servía para esto porque tiraba bien las Molotov, o planeaba bien las emboscadas, o porque cuando le quitaba el fusil a ese opresor y apretaba el gatillo podía hacer viajar las balas donde quería”.

Antes de terminar esta nota, y esperando un nuevo correo con su nombre (ya hace 10 días que no escribe) recuerdo algo que dijo en algún moento. “De acá no me pienso mover hasta que Gadafi sea derrocado”.

Les dejo otras fotos, todas son gentileza de Emmanuel.

24 horas de tráfico de tweets en Londres, Zurich y San Francisco

Estándar

Visualización en video del movimiento de 24 horas de tweets en las ciudades de Londres, Zurich y San Francisco. En el video de Londres en rojo los tweets y en amarillo los retweets. En el de San Francisco en amarillos ambos, los rt en amarillo más pequeño. Lo mismo para el de Zurich.

London Tweets 24h from Anders Johansson on Vimeo.

aNCL – San Francisco Twitter Traffic from Anders Johansson on Vimeo.

aNCL – Zurich Twitter Traffic from Anders Johansson on Vimeo.